Las Chinganas: El desbande popular que espantó a la élite y se tomó la cultura nacional

El Dínamo

En un comienzo, las chinganas fueron rechazadas por la clase dominante, pero con el paso del tiempo se convirtieron en el contenido que dio sustento a la identidad nacional. Su consolidación significó la derrota de la élite, que pretendía una cultura más europeizada.

Las fondas y ramadas son tan populares durante las fiestas patrias, y están tan legitimadas por todos, que el actual período de fiesta es inaugurado por el propio Presidente de la República bailando un pie de cueca y bebiendo chicha. Pero esto no siempre fue así.

Los años inmediatamente posteriores a la independencia de Chile, fueron un enfrentamiento entre distintos sectores para adueñarse de la naciente “cultura nacional”. La historiadora de la Universidad de Santiago, Karen Donoso Fritz, estudió el período comprendido entre 1820 y 1840, para constatar como la fiesta popular representada por las chinganas se impuso a lo planteado por la élite de la época, que proponía una cultura mucho más europeizada.

Las chinganas eran espacios de celebración utilizados por el llamado “bajo pueblo”: huasos, peones, artesanos y pequeños comerciantes. Lo que sucedía al interior de las chinganas no era bien visto por la clase dominante de la época.

Sigue leyendo aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s