Salvaje Decibel: “La Nueva Mayoría está tratando de seguir gobernando para los ricos”

Isabel Caro

theclinic.cl

Luego de cinco años, Salvaje Decibel, uno de los exponentes más importantes del rap político chileno, lanza en vivo su nuevo disco, Radical, una producción musical, que aborda “las problemáticas y luchas sociales del pueblo chileno”. El grupo que ha hecho del rap una herramienta política, una “trinchera” para luchar por la conciencia de clase y la transformación social, en su primera entrevista con la prensa, habla sobre su proyección musical y sobre el nuevo ciclo político que vive el país: “El programa político de Bachelet ha cooptado las demandas de la calle a su favor, lo que está haciendo es recoger las demandas del movimiento social y adaptarlas para que no toquen los intereses de los mismos de siempre”.

El rap y la lucha de clase

La banda que partió grabando en 1998, temas como “barriendo al capital”, supo desde ese momento que el rap iba a ser su “arma de lucha”, para Salvaje el rap por el rap no tiene sentido, más que ser un elemento artístico tiene una potencialidad cultural, política y social.

¿Qué importancia tiene el rap y cómo lo han utilizado como una herramienta política?
-El rap más que ser un elemento artístico tiene una potencialidad gigante en el sentido de lo cultural y en lo que puedes llegar a comunicar, en las conciencias que se pueden tocar. Incluso nosotros mismos tuvimos un despertar político a través de la música, entonces entendemos también eso como una herramienta política. Si lo que tu estás diciendo y sobretodo en las nuevas generaciones, cala profundo en muchos aspectos, entonces se puede difundir el mensaje, la injusticia, la idea, por eso nosotros no hacemos el rap por el rap, eso no tiene sentido, el rap de nosotros es una herramienta para defender todas las luchas, todos nuestros sentires colectivos y de clase.

De Poblacional a Radical

¿Cuál es la diferencia de este nuevo disco con su primer trabajo musical?
-Existe una diferencia tangible entre el primer disco en términos de contenidos. El poblacional fue un proyecto que fue bien freestyle, era más lo que los cabros iban sintiendo en ese momento y lo iban proyectando ahí, en Radical tomó cierta madurez en ese sentido y se fueron definiendo más las temáticas, se fue conversando mucho más de que se iba a tratar cada tema.

¿Cuál es la nueva propuesta?
-La propuesta del disco es más que el panfleto de radical, se trata de que ahora es el momento de hacer las cosas, porque se están dando cambios importantes a nivel social, cultural y creemos que ya se siente como un malestar en la gente. Si bien hay personas que no cuestionan el modelo, sienten el cansancio de este ritmo de vida, donde nada te motiva, hay que trabajar pa’ puro enriquecer a otros weones, entonces ese sentir de nuestra clase está despertando. Por eso hay que aprovechar este momento y empezar a trabajar para dar vuelta la tortilla, esa es la cultura radical, como que de aquí adelante no hay vuelta atrás.

¿Cuál ha sido la evolución del grupo?
-En un principio no dimensionábamos lo que se podía lograr, la música empieza a viajar sola y ya después sonaba harto y teníamos que ser más responsables con todo lo que se hiciera y ahora estamos más comprometidos. Ahora hemos tomado cierta responsabilidad en relación a lo que se escribe, o a lo que se quiere proyectar en las letras y de alguna manera también sentimos que lo que estamos diciendo va recogiendo la experiencia del trabajo político en el cual nosotros nos desarrollamos en distintos espacios.

Bachelet y la Nueva Mayoría

¿Qué piensan del nuevo ciclo político que está viviendo el país?
-Creemos que se están mostrando varias caretas de la gente que está en el poder. La Nueva Mayoría está tratando de seguir gobernando para los ricos, no es por nada que Bachelet sea la candidata de los grandes empresarios, porque saben que el Gobierno y sus propuestas no van a cuestionar el modelo que ellos tienen impuesto en Chile. Entonces de alguna manera lo que están haciendo es recoger las demandas del movimiento social y adaptarlas para que no toquen los intereses de los mismos de siempre.

¿Valoran que algunos dirigentes sociales hayan llegado al parlamento?
-Igual siempre fue su estrategia, no creo que sea tan espontáneo como parece, esas son las lógicas a las cuales responden sus militancias, buscarse un puestito en algún ministerio o el Estado y asegurar a su partido, su propia carrera política, pero eso no tiene mucho asentamiento en lo social, y en las decisiones que beneficien a la gran mayoría de nosotros, de los pobres, de nuestra clase. Por eso no tiene una proyección que vaya a cambiar realmente las cosas.

¿Cuál creen que es la proyección de los movimientos sociales este año?
-El problema es que el programa político de Bachelet ha cooptado las demandas de la calle a su favor. Por eso el único alcance de la movilización es que adquiera independencia política, adquiera conciencia y plantee las demandas con todos los aspectos que ello abarca. Por eso los movimientos sociales tienen mucho más que perder que ganar. De perder en la medida que no sean capaces de plantear sus demandas en la complejidad que tienen, porque si lo abordan por encimita es muy fácil que se forme una “comisión de expertos” y esta defina lo que le convenga a Paulmann, Luksic o Angelini. El punto es la maduración política de las masas y que la clase trabajadora se conciba a sí misma como clase trabajadora.

¿Qué piensan de lo que está ocurriendo con el conflicto mapuche, la promesa de desmilitarización, el caso del supuesto infiltrado de la Dipolcar?
-Los infiltrados están en todos lados, yo creo que el control social está brígido, están todos los aparatos de inteligencia funcionando constantemente pa’ desarticular, pa’ hacer montajes entonces eso está ahí y es una constante con la cual nosotros tenemos que saber que vamos a lidiar. Con respecto a lo que sucede en el territorio mapuche, no creo que cambie mucho, porque hay una centralización de la información, todo tiene que ver con lo que pasa en Santiago y no se sabe de lo que sucede allá si no es por medios alternativos o si no es por fuentes directas. Creemos que el proyecto de Gobierno que tiene Bachelet no cuestiona el poder en ninguna de sus formas, ni militar, ni económico, por eso va a seguir siendo así y va a seguir camuflado no más, porque tienen la herramienta de la centralización de la información. Tu ves las noticias y nunca se ha hablado el caso del norte, donde las mineras tienen la cagá con el agua tienen todo seco, eso la gente de acá no lo sabe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s