DESPIDO DE 1500 TRABAJADORES POR EXIGIR SUS DERECHOS LA TRANSNACIONAL ABENGOA EMPRESA ESPAÑOLA

CIERRA FAENA ¿CÓMO PAGARÁ EL ATRASO DE LA OBRA AL ESTADO CHILENO? 

29 de agosto de 2015

A partir de las 7:30 de la mañana, los trabajadores directos del proyecto Atacama 1, de Abengoa Chile, iniciaron un paro de carácter indefinido y pacífico. Al cual se plegaron los trabajadores de las empresas colaboradoras.

Las motivaciones que llevaron a los trabajadores hasta esta medida de presión, tienen relación con tres puntos fundamentales:

1. Dignidad, igualdad y seguridad para trabajar

Desde febrero del presente año, los delegados sindicales le han hecho ver a la empresa, la necesidad de garantizar mejores condiciones de habitabilidad y descanso a los trabajadores directos. Siendo necesario precisar la necesidad de contar con la conectividad necesaria, que les permita a los trabajadores entregar el sustento y comunicarse con sus hogares.

Por otro lado, las condiciones exigidas y negadas a los trabajadores directos, han sido las proporcionadas a los trabajadores indirectos, escalando en nivel de regalías de acuerdo a su cardo dentro de la empresa.

Las condiciones de hacinamiento, permitiendo en promedio 6 trabajadores por habitaciones con tres camarotes, no permiten el descanso adecuado para quienes trabajan 10 horas al día, sumado a las condiciones extremas del clima y sol implacable. 

Es necesario puntualizar la falta de ropa de trabajo adecuada al clima, así como también de elementos de seguridad como mascarillas o buzos de trabajo.

2. Compensaciones económicas
Las condiciones denigrantes a las cuales se les ha sometido a los trabajadores (precisadas en el punto 1), han hecho necesario exigir una compensación económica para los trabajadores directos, como forma de mitigar las desigualdades establecidas por la empresa entre trabajadores directos e indirectos. 
En segunda instancia, el desgaste producido por las 4 horas diarias de traslado desde la Faena hasta Calama, ida y regreso; así como también 1 hora de traslado de quienes viajan desde Sierra Gorda hasta la faena, ida y regreso. Amerita una compensación económica de traslado para todos los trabajadores, regulada de acuerdo de su lugar de descanso durante el turno.

3. Movilización y acuerdos, sin represalias ni despidos
Teniendo como antecedente los intentos de los trabajadores de hacer ver a la empresa las injustificadas desigualdades y segregaciones por categoría social, se hace necesario que la empresa no tome represalias contra ningún trabajador ya sea a través de hostigamiento, castigo o despido.



Se le informó a la empresa de nuestras peticiones durante la mañana. Siendo los principales representantes de la empresa: Alejandro Paillan de Planta Solar y Gabriel Valdés de Planta Fotovoltaica. Quienes indicaron que de deponer la movilización, la alta gerencia de la empresa accedería a una mesa de negociación, puesto que en ellos no cabía la facultad de negociar.
Durante la tarde del mismo día, Alejandro Paillan solicita dar una información a la asamblea de trabajadores movilizados, donde indica que: el proyecto está cerrado por los graves pérdidas económicas provocadas por un día de paralización. 
Pese a ello. Los trabajadores continuaron paralizados. De forma pacífica y ordenada.
Es necesario también indicar, que durante la tarde noche de este primer día de movilización, la línea de mando y administrativos en faena, hicieron abandono de forma voluntaria sin petición o amedrentamiento alguno de los trabajadores. 

30 de agosto de 2015
En las primeras horas del 30 de agosto, capataces comenzaron a llamar a sus cuadrillas con amedrentamientos vinculados con despidos inminentes, teniendo siempre como finalidad, que los trabajadores abandonaran la paralización. No conforme con ello. La empresa Abengoa Chile, rompió su propio cerco perimetral con la finalidad de amedrentar y presionar a los trabajadores a abandonar la movilización. 
Como resultado de ello. Desde la 1 AM del mismo día, pequeños grupos de trabajadores ceden a las presiones y amedrentamientos de despido y represalias, saliendo por las oberturas antes señalas. Aprovechando con ello, de responsabilizar a los trabajadores paralizados en la instalación, de retener contra su voluntad a muchos trabajadores. 
Ante la inestabilidad que esa situación generó en los trabajadores movilizados. En una asamblea se abordó el tema y se recalcó que ningún trabajador estaba obligado a permanecer en el paro, pero se les solicitaba, a quienes quisieran salir, que lo hicieran por la puerta principal.
Durante todo el día, capataces y jefes directos, hostigaron a través de llamadas telefónicas a los trabajadores, indicándoles que estaban despedidos o que no tendrían más trabajo, así como también de las posibles barbaridades, actos vandálicos o delictivos que pudieran ocurrir. 
Paralelamente, a los trabajadores que se encontraban de descansó en sus hogares, así como también a quienes estaban en Sierra Gorda y Calama, los fueron convenciendo de que los trabajadores movilizados ya habían quemado instalaciones, destrozado mobiliario y maquinarias. Lo no ocurrió en ningún momento. Los hechos antes mencionados, sobre todo los que guardan relación con llamadas telefónicas e información confusa, atentaron directamente los derechos humanos de los trabadores, vulnerando su derecho a informar e informarse, así como también una violencia psicológica comparables sólo con tiempos donde los derechos fundamentales dejaron de ser garantizados.
Antes de las 22 horas, Alejandro Paillan Piña y los campamenteros, ingresaron a la faena en bus, para sacar las pertenencias de los trabajadores indirectos. Antes de retirarse, éste autorizó a que los trabajadores paralizados utilizaran los pabellones del personal indirecto para que los trabajadores directos pernoctaran.
El primer y único acto solidario de la empresa. Permitió a los trabajadores ver y experimentar las diferencias entre directos e indirectos, ante las cuales evidentemente estaban siendo perjudicados. En habitaciones pequeñas sin aire acondicionado, velador, televisión ni baño privado, viven dos personas por turno. Mientras que los trabajadores indirectos viven en piezas más grandes de 2 o 1 persona, con baño privado, televisión, escritorios, velador, luz de noche, aire acondicionado y frigo bar.

31 de agosto de 2015
Durante la mañana, la intervención de los Directores Nacionales de SINAMI José Miguel Ortega y Miguel Barrera, intentaron conseguir una mesa de negociación con la empresa. Sin embargo éstos, se negaron reforzando 2 ideas principales:
1. El proyecto se encuentra cerrado hasta nuevo aviso
2. Desconocen si harán o no despidos, ya sean estos parciales o masivo.
Ciertamente la empresa logró generar la inestabilidad necesaria para que los trabajadores no tuvieran forma de tomar decisiones asertivas, obligándolos a ceder y comenzar a bajar a sus descansos de acuerdo a sus vuelos reprogramados. 
Durante la tarde, se le solicitó a Alejandro Paillan Piña quien se mantuvo en las inmediaciones de la portería principal, que hiciera recibo conforme de la faena, pese a que nunca tuvo carácter de toma de instalaciones, sin embargo éste se negó indicando que debían ser las autoridades, seremis e inspectores de los seguros comprometidos, quienes hicieran la recepción.

1 de septiembre de 2015
Son retirados los últimos trabajadores que habitan en el campamento del proyecto Atacama 1, en condiciones de completa incertidumbre pues la empresa se mantiene en silencio, sin notificar despidos o permisos con goces de sueldo.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s