LA SANGRE DERRAMADA SERA VENGADA!!!

En Memoria de ALEX LEMUN
 

A través de un Comunicado Público la comunidad mapuche “Montutui Mapu”, del sector Agua Buena de la comuna de Ercilla y la Coordinadora Mapuche Arauco Malleco denunciaba el día jueves 7 de noviembre que:
“Mientras nos encontrábamos en el Fundo Santa Alicia, actualmente en manos de la Empresa Forestal Mininco S.A., uno de nuestros hermanos, el comunero  mapuche Alex Lemun Saavedra de 17 años, fue herido a balas por parte de Carabineros de Chile, quienes con irracionalidad y brutalidad arremetieron contra quienes dignamente llevamos a cabo el proceso de recuperación de tierras. En estos momentos, siendo aproximadamente las 23:00 hrs., Alex Lemun se     encuentra sometido a una compleja intervención medica en el Hospital de Temuco, donde debió ser trasladado dado su delicado estado de salud. Carabineros, apenas ingreso al predio, hizo uso de sus armas y disparó a quemarropa contra todos aquellos que ahí se encontraban, y hasta este momento se encuentra resguardando el predio forestal”.
Si bien la disposición de resistir las acciones represivas por parte de nuestra gente es permanente, no se esperaba ni se quería la muerte de uno de nuestros kona. Sin embargo, y luego de cinco días de permanecer en estado agónico, el martes 12 de Noviembre del 2002 Edmundo Alex Lemun Saavedra muere producto de una bala disparada directamente a la cabeza por parte de Carabineros, era la primera victima fatal en el conflicto mapuche y pasaba a formar parte de la historia de la lucha de nuestro Pueblo Nación Mapuche.

Alex tenia 17 años y era el cuarto hijo de don Edmundo y la Señora Sonia, a quien siguieron cinco hermanos más. Durante los primeros meses del año escolar, Alex asistió a un Liceo Técnico de Pailahueque, del que se fue alejando paulatinamente dado su creciente compromiso con la lucha que llevaban las comunidades mapuche de la zona por la recuperación de sus derechos territoriales.
Alex era inquieto, decidido, no dudaba en prestar apoyo cuando lo requerían las comunidades en sus procesos reivindicatorios. Sus padres, se preocupaban, como ellos mismos comentan, pero era tal vez el newen, la fuerza de los antepasados que lo llamó. Lo recuerdan como un joven deportista, organizado para administrar sus recursos, para ordenar su tiempo y cumplir con los trabajos que se proponía.
Alex vivía en la comunidad Requem Lemun de Ercilla, e medio de las forestales. La sensibilidad, la conciencia y el compromiso surge casi siempre por lo que vivimos. Por lo que vemos en nuestro entorno, por lo que tenemos que beber, comer y respirar cada día y Alex, al igual que muchos mapuche en la actualidad, debió vivir en medio de las forestales. Es as¡ de literal, la familia Lemun Saavedra vive rodeado de plantaciones forestales de las empresas Mininco, Arauco y del particular Manuel Calvo. Hacía el suroeste, el Fundo Santa Alicia, lugar donde carabineros disparó a Alex.

El día jueves 7, cuando la comunidad “Montutui Mapu” decidió intensificar sus actividades productivas en el predio, en el marco de la recuperación de tierras que iniciaron hace cuatro meses, aproximadamente, Alex decidió colaborar. Alrededor de las 18:00 horas, llega hasta el lugar una primera patrulla, integrada por el comisario de Angol, mayor Marco Aurelio Treuer, el conductor del vehículo policial, un carabinero y una carabinera. Se bajaron y dispararon, fueron varios tiros, entonces varías balas que cruzaron entre los mapuche que ahí se encontraban. Una de las balas provino de Treuer, y penetró por la frente de Alex, “recorrió unos diez centímetros en su trayectoria -como señaló el director del Hospital de Temuco- para quedar finalmente alojado a la altura de la nuca”. Alex cayó, siendo atendido por hermanos que ahí se encontraban. Carabineros responsables del disparo inmediatamente huyeron, mientras Alex era trasladado en carreta hasta un camino al que podía acceder la ambulancia que lo llevo en un primer momento hasta Angol, y luego a Temuco. En Angol, carabineros retuvo algunas de sus ropas y pertenencias, seguramente, para hacer desaparecer alguna prueba.

En el Hospital de Temuco, Alex fue intervenido y atendido con las mejores condiciones, a solicitud del gobierno chileno, luego fue trasladado hasta la Clínica Alemana, donde permaneció durante cinco días conectado a un ventilador artificial. La bala no salió y a su paso destruyó un importante porcentaje de masa cerebral, por lo que Alex no volvió a reaccionar.
Las opiniones, las versiones y las acciones gubernamentales mostraban sus contradicciones, su confusión. Les dolía que la persona baleada no fuera un “infiltrado”, “un extranjero”, un “activista” no mapuche o de la ciudad; porque si la bala hubiera impactado a otra persona, habría podido ser también otro MAPUCHE de comunidad, como el joven Alex Lemun.
El día 10 de noviembre la prensa oficialista publicaba, de acuerdo a la versión entregado por el jefe de la IX Zona Araucanía de Carabineros, general José Bernales, que “Carabineros no disparó al joven mapuche”. Enfáticamente señalaba: “Estamos realizando una investigación … pero hasta el momento, está establecido que los funcionarios no dispararon sus revólveres”. Mientras, los mapuche comprobábamos como los organismos del Estado chileno llegan a la irracionalidad para proteger las inversiones que empresarios nacionales y transnacionales tienen en nuestro territorio ancestral.

Alrededor de las 06:15 horas del martes 12 de noviembre, Alex fallece, conmoviendo no sólo a su familia, sino a todas las comunidades mapuche en conflicto, a los weichafe, a las mujeres, hombres, ancianos y niños mapuche, a los mapuche de la ciudad, a los no mapuche. Mientras, el gobierno presionaba a todos las instancias para que se agilizaran los trámites necesarios y la autopsia que debía realizar el Servicio Médico Legal, asimismo, ofreciendo a la familia Lemun el pago de los gastos que este procedimiento implicaba, lo cual fue tajantemente rechazado. Con ello pretendían, sin duda, que este hecho fuera rápidamente saldado y en lo posible olvidado.
En Declaración publica la C.A.M., señalaba: “Carabineros, el Gobierno de Ricardo Lagos, partidos políticos de la <> como de derecha, parlamentarios y, en general, todo el aparataje de este Estado opresor que actúa subordinado a los intereses del empresariado, deberán asumir la responsabilidad histórica de asesinar a un mapuche en esta nueva etapa de la lucha como pueblo”.  Por las calles céntricas de Temuco ese martes marchó un cortejo que trasladaba a Alex en su urna. En las calles hubo silencio, asombro, escasa presencia policial y algunos transeúntes mapuche que se sumaron al cortejo. Frente a la intendencia y sin acuerdos explícitos, la marcha se detuvo, y también sin acuerdos previos se alzó el grito de ¡Asesinos, Asesinos!; nadie se asomó.

Alex fue velado en su vivienda de la comunidad Requem Lemun de Ercilla, lugar donde concurrieron decenas de delegaciones, de comunidades mapuche vecinas, de Arauco, Malleco, Cautín, Osorno, representantes de organizaciones mapuche y no mapuche de Santiago, Concepción y Temuco. Fue velado en su viviendo ubicada entre las forestales que también debieron observar los representantes del gobierno, en particular la gobernación, que insistía en ofrecer su ayuda.

El día 13 de noviembre, a través de la prensa, ya se informaba que el proyectil que terminó con la vida de Alex, sería un balín metálico disparado con una escopeta antidisturbios por parte de funcionarios de Carabineros. El tipo y origen del proyectil fueron determinados mediante un peritaje balístico, lo que judicialmente constituía una pieza clave en la investigación, que de las manos del fiscal de Angol, Oscar Soto, el día 12 pasa al titular de Collipulli, Luis Chamarro, fiscal especial designado por el Ministerio Público. El 19 de noviembre el fiscal se declara incompetente y el caso pasa a manos de la Fiscalía Militar de Angol, donde entre papeleos, llamadas, interrogatorios, recorridos por el fundo e informes, se anida la absoluta impunidad.

El jueves 14 de noviembre, luego de un recorrido de alrededor de 20 kilómetros por zona de luchas mapuche y con la presencia de cientos de personas que concurrieron a los funerales, Alex fue sepultado en el cementerio de la comunidad de Chequenco. Acompañado de su familia y homenajeado por un grupo de weichafe, en su sepultura fueron dejadas algunas pertenencias, entre ellas su makuñ, su bolso, su witrukurawe, su gorro, que llevaba en sus recorridos por los comunidades en conflicto.

Llegaron también saludos de todas las zonas del país, de otros países, de otros luchadores sociales. En Ercilla, Collipulli, Tirúa, Lleu Lleu, Temuco, Concepción, Santiago, los mapuche rindieron los homenajes que se merecía un weichafe.
A 13 años de su asesinato, Avanzamos con su ejemplo y su memoria en la independencia nacional mapuche.

weuwaiñ!!
Amulepe Taiñ weichan!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s