Culturas en tránsito y capitalismo voraz: el movimiento de haitianxs hacia el sur del mundo (audio)

                Despertar, elongar, caminar, transitar, para algo es que se levanta uno todos los días, para algo es el sol y los parques y la plazas y las calles. No somos de aquí, pero también somos de aquí y de allá, del barrio Yungay y de Peñalolén, de Medellín y de San Javier, de Nueva Quillahue, de Pòtoprens y de Loncoche, como ven transeúntes todas y todos, cogiendo un territorio que nos pertenece, la natura nos lo entregó y es ella a quien queremos responder. ¿Que la historia requiere un lugar? ¿que el tiempo necesita un espacio? ¿que la gente un territorio? más claro echarle agua, pero aún así hay que llevar pasaporte, carnet, carta de invitación, timbres de embajadas envaradas y todo lo que se les ocurra a esos giles que no se cansan de reforzar los arcos del odio. Migrar y desplazarse no sólo es un derecho sino que más bien forma parte de una condición propia de los organismos vivos sobre el planeta. 

                Nos encontramos una tarde pre-primaveral con Djimy Delice, amigo de origen haitiano que hoy por hoy vive en Valparaíso y trabaja en Santiago de $hile. El punto de encuentro es la U Arcis, lugar donde concluyó sus estudios de sociología –después de verse obligado a cursar nuevamente la educación media debido a la indolencia del estado chileno  en materia de homologación académica- y que hoy más bien parece una universidad fantasma. (No podemos dejar de odiar al PC, que se llevó la plata de profesores y estudiantes y apostó a la ayuda de sus amigos de la Nueva Mayoría para pasar piola, antes de iniciar la entrevista.)

                En la conversa, diálogo estimulante y cuestionador, como lo es el proceso migratorio en general desde varios países de América Latina y, especialmente, el de la población haitiana, Djimy nos cuenta acerca de cómo se gestó su viaje y el de muchxs después del terremoto de 12 de enero de 2010 que tuvo su epicentro precisamente en la capital, Puerto Príncipe. Por esa época y desde 2004, vivían en Haití muchos militares como parte de las misiones de la ONU que en nombre de la paz invaden militarmente territorios alrededor de todo el mundo y eso facilitó que el gobierno chileno permitiera el ingreso de centenares, que luego se convirtieron en miles, de refugiados, sólo en el marco de relaciones entre particulares (se les exigió tener un contacto que los recibiera en $hile) y sin ningún otro respaldo institucional posterior.

                Hoy están arribando a esta región alrededor de 100 haitianxs por día, transformado la vida cotidiana de comunas como Quilicura, Santiago, Estación Central, Recoleta, Pedro Aguirre Cerda y Lo Espejo, entre otras, cifrándose ya en más de 40 mil personas que, escapando de la pobreza y la tiranía, han tenido que cambiar su forma de vida para insertarse en una sociedad dominada por la competencia capitalista y el racismo derivado de una supuesta “chilenidad” blanqueada y eurocentrada.

                Les invitamos a poner play y parar oreja a lo que Djimy nos contó:

Migración hipócrita: precariedad laboral y mano de obra barata para alimentar al jaguar

Ir a descargar

$hile y la dictadura del mercado, el  “sueño sudamericano” que se derrumba

Ir a descargar

$hile, identidad blanqueada y racista

Ir a descargar

Haiti, revolución y re-colonización: vudú y creole vs catolicismo y francés

Ir a descargar

Pan y circo. Estados-nación, fronteras y derechos de papel

Ir a descargar

MINUSTAH (ONU): nueva versión del precio que sigue pagando Haiti por la revolución antiesclavista

Ir a descargar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s