Las consecuencias del monocultivo de pino y eucaliptus en Plantar pobreza (Documental)

A propósito de la tragedia ambiental y humana que abrasa gran parte del territorio $hileno por estas semanas, compartimos con ustedes este material elaborado por Periódico Resumen en 2014.

En este documental se describe cómo el negocio forestal fue entregado en bandeja por la dictadura de Pinochet, y posteriormente por los gobiernos de la Concertación, a través de los subsidios derivados del DL 701, a dos grupos: CMPC (Forestal Mininco) del Grupo Matte y Arauco (CELCO) del Grupo Angelini.plantar

Lejos de ser una medida de “fomento forestal”, como se la promociona, este enclave legal establecido por Julio Ponce Lerou cuando estaba al mando de la CONAF en 1974, sólo derivó en la reducción de la superficie de bosque nativo y por consiguiente de hábitat para la biodiversidad, en la disminución de las reservas de agua para las comunidades aledañas a las plantaciones y en la erosión y la desertificación de los suelos.

plantar-pobreza

Además de las consecuencias directas sobre el medio ambiente que tiene los extensos cultivos de pino radiata y eucalitptus, especies exógenas que no constituyen bosques, como se empeñan en repetir los lobbistas de Matte y Angelini, la CORMA, las instituciones estatales como CONAF, las universidades y las propias autoridades de gobierno, sino que monocultivos, hay otros coletazos que afectan a quienes viven en sus cercanías.

Los episodios de contaminación en los ríos Cruces y Mataquito y en las diversas plantas de celulosa repartidas en la zona centro-sur; el quiebre social provocado en la caleta de Mehuín ante el intento de descargar residuos tóxicos en el mar; las diversas muertes de trabajadores en faenas forestales y plantas de procesamiento; la subcontratación y las pésimas condiciones laborales y de sueldos; las listas negras y las prácticas antisindicales constantes, y la criminalización de las comunidades mapuche en resistencia y la incitación al Estado a aplicar la Ley Antiterrorista en contra de peñis y lamgen, son sólo algunas de las situaciones en las que el duopolio de la industria forestal ha puesto sus botas de gigante sobre la tierra y la población con la venia del Estado.

Hoy asistimos al segundo colapso del modelo extractivista en la región chilena en menos de un año, luego de la crisis de la industria salmonera en la zona sur. Como los salmoneros, es probable que los forestales tomen sus cosas y se vayan, dejando tras de sí una estela de humo, devastación y pobreza. Así funciona  el capitalismo, ya hicieron bastante riqueza transformando el agua, el suelo, la fuerza humana y los subsidios estatales en millones de dólares.

Los incendios forestales tienen que ver claramente con esta forma de entender la relación con el medio natural. ¿Qué haremos cuando se apague el último foco?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s